Hacia la protección efectiva del Mar Patagónico

Hacia la protección efectiva del Mar Patagónico 1418 1064 Foro para la Conservación del Mar Patagónico

Los países del Cono Sur avanzaron en la creación de nuevas Áreas Marinas Protegidas logrando hitos históricos para la conservación marina regional. Hoy, lineamientos, herramientas y estructuras de manejo resultan necesarias para honrar su propósito: un mar verdaderamente protegido. Dos nuevas publicaciones presentadas por el Foro para la Conservación del Mar Patagónico señalan caminos posibles para celebrar los resultados y promover sus beneficios ecológicos, económicos y sociales.

08 de junio – Identificar, crear y gestionar una red eficaz de sitios protegidos en el mar es uno de los mayores desafíos para contribuir a la conservación de la biodiversidad marina. Chile y Argentina progresaron significativamente hacia el cumplimiento de la meta internacional que impulsa la protección de, al menos, el 10% de la superficie marina para 2020. En 2018, a través de la declaración de nuevas Áreas Marinas Protegidas (AMP), Chile superó el 40% y Argentina triplicó sus valores sobrepasando el 8%. Son logros significativos, pero aún no suficientes. Por un lado, aún existen desafíos para ampliar su cobertura a ecorregiones y ecosistemas no representados.

Por otro lado, la mayor parte de las AMP declaradas no están completamente implementadas, lo que significa que no pueden prevenir o reducir efectivamente los impactos negativos sobre especies, ecosistemas y procesos ecológicos relevantes para la salud del océano. Al ser un tema de reciente incorporación en el ámbito de los Gobiernos, es necesario fortalecer la capacidad de gobernanza y gestión de los Estados. Por ejemplo, la fiscalización de actividades humanas y el monitoreo de indicadores ambientales aún son insuficientes, al igual que los fondos necesarios o la dotación de personal especializado y equipos adecuados para asegurar su gestión efectiva.

La solución gradual de estos desafíos permitirá contar con sistemas nacionales de AMP eficaces, capaces de garantizar valiosos servicios ecosistémicos y de adaptarse al cambio climático. “La verdadera conservación comienza cuando los gobiernos reflejan voluntad y las sociedades entendimiento. El reciente progreso significativo de la superficie protegida del Mar Patagónico lo demuestra. Hoy, debemos asegurarnos de honrar estos hitos y que las Áreas Marinas Protegidas, actuales y futuras, cumplan su propósito. Una vez creadas, no podemos dejarlas a la deriva”, sostuvo Claudio Campagna, presidente del Foro para la Conservación del Mar Patagónico.

Cómo proteger bien las áreas “protegidas”

La identificación, priorización y análisis de los caminos posibles para mejorar el desempeño de las AMP fueron sistematizados en dos nuevas publicaciones presentadas por el Foro para la Conservación del Mar Patagónico -la red de 24 organizaciones de la sociedad civil para la conservación marina del Cono Sur. Ambos materiales forman parte de su proyecto “Un esfuerzo integrado para la conservación de la biodiversidad del Mar Patagónico”, con apoyo de Oceans5, y se encuentran publicados en www.marpatagonico.org/publicaciones.

En el caso de Argentina, el Informe sobre el “Taller Técnico sobre Implementación de Áreas Marinas Protegidas Nacionales en el Mar Argentino”, contiene insumos relevantes para la toma de decisiones contenidos en 5 ejes: (a) actividades humanas costa-afuera, (b) amenazas potenciales a la biodiversidad, (c) agencias de gobierno competentes, (d) desafíos para la implementación de las áreas marinas protegidas y (e) sugerencias para abordar los desafíos de la implementación de AMP en relación a aspectos de gobernanza (articulación institucional), financiamiento, marco regulatorio, investigación científica, desarrollo de la capacidad institucional, control, fiscalización y monitoreo.

En el caso de Chile, el informe técnico “Desarrollando directrices para la creación y gestión efectiva de Áreas Marinas Protegidas en Chile” constituye una recopilación de los consensos de la sociedad civil acerca de principales resultados y lecciones aprendidas sobre la creación de AMP en Chile, señalando recomendaciones para su gestión efectiva. Busca aportar al desarrollo de procesos legales y de gestión para la creación, gobernabilidad y financiamiento sostenible de las AMP a través de procesos participativos, respaldados por el gobierno chileno.

Una visión común para proteger el Mar Patagónico

El objetivo prioritario de las AMP es la conservación de la biodiversidad mediante procesos sostenibles que en el océano se producen a gran escala. Por eso, los diferentes actores que, directa o indirectamente, tienen responsabilidades en la conservación del mar en general, y de las AMP en particular, deben aunar esfuerzos para construir un nuevo paradigma de la conservación.

La riqueza de los documentos presentados se sostiene en la cooperación y la colaboración de profesionales y expertos con experiencia y actuación en la gestión del mar. El contenido propuesto para la Argentina fue obtenido a partir del consenso de más de 40 profesionales y funcionaros que participaron en un Taller convocado en septiembre de 2018, con el auspicio de instituciones de gobierno y bajo la coordinación del Foro. En el caso de Chile, las conclusiones del Informe surgieron del Taller realizado entre organizaciones de la sociedad civil chilena orientadas a la conservación marina, en septiembre de 2018, entre ellas, WCS, WWF, The Pew, Costa Humboldt, NatGeo, Tompkins Conservation, Fundación Omora y Fundación Meri.

“Los desafíos a los que nos enfrentamos son tan grandes que requieren la articulación de todos los sectores involucrados. Ninguna organización o sector en forma aislada podría abordarlos en forma efectiva. Con esta premisa, hace 15 años nació el Foro, aunando a la sociedad civil, y promoviendo la colaboración con gobiernos, comunidades e investigadores”, recapitula Alexandra Sapoznikow, Coordinadora de la red. “Nuestro propósito colectivo fundamental es colaborar, a través del conocimiento experto y el aporte de herramientas técnicas, hacia una mayor protección efectiva y sostenible de la diversidad biológica, los ambientes y usos del Mar Patagónico”, concluyó.