OPORTUNIDADES

Existe un rico marco jurídico que aporta herramientas indispensables para el uso sostenible. Reforzar su aplicación y cumplimiento es fundamental para mitigar el impacto sobre las especies y los ambientes.

© M. Flores – WWF Chile

Es necesario incrementar las acciones de control, facilitar en la práctica los derechos de acceso a la información y participación ciudadana, y desarrollar algunos instrumentos jurídicos clave en los niveles nacional y regional.

El diálogo internacional tendiente a la gestión integrada del ecosistema debe reforzarse para consolidar el enfoque regional.

© Leo Berninsone – AquaMarina

© M. Sironi – ICB

Existen herramientas de conservación que aportan al uso sustentable, aunque son usadas en forma incipiente.

  • Se han creado importantes áreas protegidas marino-costeras que cubren una parte de los sitios relevantes, aunque su extensión acuática es aún exigua.
  • Existe una proporción considerable de AMP que carece de implementación efectiva.
  • Las medidas para evitar la captura incidental de muchos animales en las artes de pesca son conocidas, pero su implementación no está generalizada.
  • Es necesario desarrollar planes de manejo de las pesquerías que contemplen el funcionamiento del ecosistema y la diversidad de necesidades de los usuarios.
  • Deben fortalecerse las acciones para controlar a las especies no nativas presentes y para evitar nuevas introducciones.

Existe valiosa – aunque incompleta – información científica sobre el ecosistema. No obstante, se usa en forma limitada para fundamentar las decisiones de manejo ante la sociedad.


  • Es necesario desarrollar un programa de indicadores sobre el estado de conservación de la biodiversidad.
  • Establecer vínculos apropiados entre la investigación científica de los recursos naturales y el manejo de dichos recursos, debe ser prioritario para la gestión de recursos y ambientes marinos.

© Jens Johnsson. Chile

El Área
Valores
Amenazas